Conectarse

Recuperar mi contraseña




Últimos temas
» busqueda reika
Miér Nov 15 2017, 01:13 por Malekeid Prussia

» Lyurand Terris [Normal]
Dom Oct 05 2014, 22:38 por Invitado

» Sakura Feudal [Aviso]
Lun Jun 30 2014, 23:53 por Invitado

» O.W. [Foro RPG Naruto/Inuyasha/Saint Seiya] normal
Sáb Mayo 31 2014, 17:27 por Invitado

» Sekirei { Afiliación Normal }
Miér Mayo 28 2014, 22:16 por Invitado

» ¿Realmente eres tu? (Privado Dante Angelo)
Mar Mayo 20 2014, 15:42 por Dante Angelo

» Project Fear.Less - Normal
Dom Mayo 18 2014, 18:36 por Invitado

» Dark Garden (Afiliación Élite)
Vie Mayo 16 2014, 14:08 por Invitado

» Hell Guns [Normal]
Jue Mayo 15 2014, 23:04 por Malekeid Prussia

Afiliaciones Elite
Crear foroWings of FreedompandoraloversFalthirien Crear Hell Guns Rolfororpgnaruto

¿Realmente eres tu? (Privado Dante Angelo)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¿Realmente eres tu? (Privado Dante Angelo)

Mensaje por Gunji Skariot el Dom Abr 20 2014, 00:23

-Tks… haaa! Basura, basura, basura… todo basura!- gritaba descontrolado, tirando lo que tenía en frente hacia cualquier lado. El mercado negro ya no le echa de interés, no encontraba nada que sea de utilidad o al menos valga la pena comprar. –Compórtate, o tendré que sacarte de este lugar!- grito uno de los vendedores completamente molesto por la actitud del rubio, haciendo que este se gire y lo mire –uhm?...-ladeando la cabeza, camina hasta el sujeto con total lentitud- …Tks – chasqueo la lengua y de un rápido movimiento, termino por degollar al sujeto que le había gritado. Esto fue obra de sus garras, gracias a esas preciosas armas, navajas de acero afiladas a tal punto de cortar la carne humana de un solo movimiento, unidas a una especie de guante que dejaba ser controlados con total facilidad y comodidad.
-Jum… mucho mejor…- murmuro sonriente, viendo como el cuerpo de aquello que antes fue un hombre, se desplomaba en el suelo sin vida. A su alrededor, algunas personas se horrorizaban, mientras que otras tan solo lo veían un instante y seguían con sus comprar como si no hubiese pasado nada, es que en aquel lugar, las muertes sin sentido e injustas eran moneda corriente ¿Qué otra cosa esperarían de un pueblo repleto de enfermos?, o como también era llamados, Rebeldes. Toda una “especie”, una “raza” de estos fenómenos, de esa plaga que día a día se multiplicaban, y este rubio no era la excepción.  Sus poderes eran aún más poderosos de lo que el resto de las personas podían imaginarse,  ya que no los demostraba casi nunca, después de todo, no los necesitaba, podía fingir con facilidad, y con sus habilidades diestras en las luchas, podía pelear sin problemas como un humano normal, por más que ya no lo fuese.

-Argh… que hambre que tengo- frotándose el estómago, mirando hacia un lado y luego hacia el otro en busca de algo que pudiera saciar su apetito- Puaj… esto es lo peor que eh visto – refiriéndose a un puesto de comidas, el cual tiro cada uno de los platos y recipientes al suelo, no solo destrozándolas, sino que también derrochando alimento que aunque para él sea basura , para el resto de ellos podría ser un mangar, esas cosas eran malos hábitos que le habían quedado, pero que más podría hacer? Vivir tantos años entre lujos, y pasar de un día al otro a no tener nada, no era tan simple como parecía.
Las personas comenzaron a molestarse con él, y gritarle aunque claro, nadie se le acercaba a causa del temor que le tenían- Tks… que escandalosos- refunfuñaba para por fin largarse del pueblo. Detestaba los montones de personas, y más cuando no se quedaban calladas. Deambulando por el distrito 16, con el estómago vacío, cosa que lo ponía fastidioso y de muy mal humor, oyó con claridad el sonido del ferrocarril. Salió corriendo hacia este, intentaría alcanzarlo y llegar hasta algún lugar done sirvieran buena comida, o bueno, robarla al menos. Subió al ferrocarril en movimiento, y una ve en el vagón de carga, se sentó a un lado, mirando el paisaje destruido en cada distrito. La melancolía lograba dominar su mente, ya que los desiertos y lugares abandonados le recordaban a lo que algún día fue su hogar, donde vivió feliz con su padre y madre… felicidad?... que era eso? Lo había sentido en algún momento?  Esos momentos de soledad y completo silencio en el viaje, lo hacían repensar en su vida, recordad cada cosa que tuvo que sufrir, la muerte de sus padres, el ser torturado por los militares… el haber tenido en algún momento un hermano.

Los recuerdos de su hermano eran aun dolorosos para él, jamás pudo olvidar lo que sentía, jamás logro dejar aquel dolor pasar y que los años lo curaran como era debido. Se llevó la mano hasta el pecho, buscando aquel relicario que tenía. Tomándolo con una de sus manos, lo abrió y dejo sonar aquella canción que le traía recuerdos dolorosos, junto con la imagen de ambos niños soplando una vela de cumple años… dos hermanos que en ese momento se amaban más que su propia vida, dispuestos a dar todo el uno por el otro… y que paso con ellos? Crecieron, separando sus caminos y por parte del mayor… cerrando su corazón al mundo, encadenándose a lo único que podía mantenerlo lejos de su doloroso pasado.
Mientras sostenía el relicario, su otra mano bajo hasta los pantalones, buscando una pequeña cajita d metal, en donde dentro tenía algunas dosis del suero, ya que no podía estar sin algunas a manos, aunque más que por los poderes o la abstinencia que le provocaban…. Las usaba como adrenalina, la cual lo volvía loco y hacia que se olvidase de momentos como los de recién.
Tenía que vivir con el sentimiento de dolor y nostalgia, y la única forma de pasar el momento era inyectarse, haciendo que todo recuerdo de su infancia se borrase por al menos un rato. Pero ahora decidió no hacerlo… tenía que superarlo, y para eso, necesitaba estar lucido la mayor cantidad de tiempo y pensar en lo que había pasado…  
Los recuerdos pasaban por su mente, clavándose como una daga en su corazón, mientras el sonido del ferrocarril comenzaba a ser un tenue arrullo, que poco a poco acabo por dejarlo dormido.

Unos gritos, seguidos de unos jalones lo despertaron. Era el maquinista, que tomándolo del brazo término por tirarlo del ferrocarril, haciendo que se despierte de inmediato- Eh! – exclamo en el suelo, sobándose la cabeza- Tks…- no se había echo daño, ya que el ferrocarril estaba detenido, habían llegado al otro extremo, la parada final… la frontera.
-No puedes quedarte, hasta aquí llega tu viaje polizón- aclaro el maquinista, arrancando de nuevo su viaje, volviendo rumbo a los distritos, dejándolo completamente atrás al rubio.
Se puso de pie y sacudió la ropa, mirando las lejanías, los desiertos, y del otro lado… Sloth. Aquella ciudad renombrada, envidiada por muchos, odiada por todos… su viejo hogar. ¿Qué tal iban las cosas por aquel lugar? Su hermano seguía con vida? Qué tal le había ido en la vida? … aun lo recordaba?  Todas estas preguntas rondaban por su mente a la hora de ver la ciudad, pero algo lo interrumpió. El sonido de su estómago gruñendo y retorciéndose de hambre lo desconcentro. Tomándose el estómago con ambas manos lo pensó un momento, mirando hacia atrás, lo lejos que estaba de sus tierras, no podía cruzar Wrath a pie, la resistencia lo asesinaría… prefería ir a por los ricos y robarles algo de comida, luego escaparía y esperaría el ferrocarril para volver, hasta entonces, tenía tiempo.

Suspiro mientras sacaba del bolsillo una jeringa con el suero, si quería sobrevivir en esas tierras, necesitaba toda su fuerza. Se inyecto, dejando caer la jeringa ahora vacía, pisándola hasta romperla para acabar con toda evidencia, riendo por lo bajo.
Sus momentos de “lucidez” , cuando no estaba bajo los efectos del suero, y cuando si lo estaba, eran muy notorios, para comenzar, su risa y sonrisa se deformaban, rallando la locura cuando estaba bajo los efectos de la droga. Además, sus ojos también cambiaban, las ojeras se hacían más pronunciadas y, al andar, lo hacía de forma torpe y lenta, encorvándose, pero esto no garantizaba que no sea listo o rápido, todo lo contrario… era perfecto para que los que lo veían lo subestimaran, y así poder terminar acabando con su vida.

Entro a terreno enemigo, comiéndose la capucha y camuflándose para pasar inadvertido. Con su astucia e inteligencia, además de que claro… conocía la zona, logro colarse con total facilidad.
Las cosas parecían ir bien hasta ese punto, ingreso a una tienda, noqueo al vendedor y robo unos burritos, eran comida rápida para  recalentar, pero con el hambre que tenía, los abrió en el momento y se los comió de un bocado – que delicia!- animado, seguía comiendo y guardándose algunos en la sudadera, sin embargo, no se había percatado de que el vendedor había encendido la alarma y los militares que patrullaban la zona lo habían oído.
No tardaron mucho en llegar, tres personas uniformadas irrumpieron en la tienda – Deténgase, manos en alto!- gritaron y lo apuntaron con sus armas, haciendo que el rubio tan solo los mire de frente, levante las manos, claro está, con sus garras en ellas, nunca las soltaba, y comenzó a reír como un desquiciado – Juguemos un rato –y sin más palabras, salió por la ventana a toda velocidad, escapando de ellos. Estaba claro que los militares se habían percatado que este sujeto no era normal, sino que estaba loco y muy posiblemente podía llegar a ser un Rebelde, así que llamaron refuerzos.

Corriendo por las calles, metiéndose en callejones y cortando camino, mientras su risa no cesaba, lo entrarían fácil, se lo escuchaba desde calles de distancia. Al darse cuenta, ya era perseguido por cinco uniformados, y por más que sea un juego para él, se estaba cansando, ya que la resistencia no era lo suyo, pero no podía detenerse ni enfrentarlos, eran cinco personas disparando a sus espaldas, y él era fuerte cuerpo a cuerpo… pero una bala podía matarlo.
avatar
Gunji Skariot
Tuakoi te
Tuakoi te

Mensajes : 7
Dinero : 1372
Fecha de inscripción : 19/04/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Realmente eres tu? (Privado Dante Angelo)

Mensaje por Dante Angelo el Jue Abr 24 2014, 19:05


(Escucha con eso por fa XD espero sea de tu agrado )

-Aburrido…aburrido …aburrido…en serio…mínimo hubieran hecho algo más divertido para que valga la pena que les corte la cabeza..Solo me quitan mi tiempo-Decía con frías palabras el cruel militar de cabellos dorados y ojos color miel, sin expresión alguna en su rostro y un tono de aburricion por completo. Parado enfrente de una hilera de seis chicos que estaban rodeados por una docena de sus hombres armados con metralletas, apuntándoles a la cabeza en todo momento –Poo..por…por favor…perdónenos….solo…teníamos hambre..-Dijo uno de los detestables adolescentes que se encontraba a sus pies, “Acaso está llorando por su vida?”.Lo miro  de reojo, y al verlo, sus ojos se abrieron como platos, ese chico tenia exactamente la misma edad que su hermano….su querido hermano…y era igual de cabellos dorados. Sus recuerdos le estaban empezando a ganar a su conciencia, pero no iba a ceder ante ese hermoso recuerdo que es todo lo que le quedaba de Gunji…eso y su relicario. No iba a soportar mucho, así que tomando su carmesí cierra eléctrica, la encendió de un jalón y de un tajo le corto la cabeza a ese adolescente ladrón , no queriendo escuchar suplicas ni nada.

Su rostro y parte de sus ropas quedaron manchadas mientras en el suelo yacía el cuerpo sin vida, los otros chicos estaban aterrorizados-Al menos, tengan algo de dignidad antes de morir sucios infectados, ya cometieron el crimen , al menos tengan los pantalones…-No pudo terminar la frase porque uno de los muchachos se había levantado y le dio un fuerte puñetazo en la cara al joven militar-Tú no tienes corazón, tu eres quien debería estar muerto¡¡¡-Fue el grito desesperado del chico que ya se encontraba en pánico. Dante hizo una seña a sus hombres para que no dispararan, o al menos no todavía.

Se acerco de a poco al pobre muchacho y en vez de matarlo, acerco su suave mano a su rostro para acariciarlo y darle un suave beso en los labios, sin cerrar los ojos-Tienes razón, yo no tengo corazón, pero sabes algo …-Hubo una pequeña pausa en ese momento, cuando se escucho de repente el motorizado sonido de la sierra y como lentamente atravesaba el cuerpo  del chico, específicamente en la parte del corazón, saliendo  este destrozado –Ahora tu tampoco lo tienes…-Fueron sus frías palabras y sin más, saco su cierra del cadáver y se dio la vuelta, dando un chasquido de dedos que inmediatamente fue señal para que sus hombres acribillaran a balazos a esos repulsivos infectados. ¿Cuál era su crimen? , para Dante era haber nacido, pero la excusa fue que los repulsivos habían cruzado la frontera a Sloth y empezaron a atracar las tiendas, pero claro eso era solo un pretexto.

Sin más, terminado ese trabajo en la calle regreso a su vehículo militar, tomando un paño que tenia por el lugar para comenzar a limpiar su fiel arma. Llevo su mano al cuello,  solo para acariciar ese pequeño relicario que tenia la foto de  él y su hermano, luego recordar a ese mocoso de hace rato, empezó a inundarlo de recuerdos, recuerdos de aquel pequeño  rubio que sería su hermano y el que le partió el corazón, solo recordando aquella frase y promesa que le hizo y que ya no podría cumplir”Ahora eres mi nii-san y estaremos juntos siempre¡¡”

Harto de eso, sacudió la cabeza para evadirse de la realidad y en ese oportuno momento recibió una llamada por su radio –Bzz..Base a Capitán, tenemos reportes de un infectado altamente peligroso en la zona aledaña a la suya, las unidades no son suficientes para detenerlo, solicitamos apoyo..Bzz-Solo dejo salir un suspiro con pesadez, esos infectados se multiplicaban cada vez mas y mas y eso comenzaba a cansarle en demasía, pero trabajo era trabajo.-Entendido base, vamos para haya –Bajo de su vehículo ya que le quedaba más cerca ir a pie y llamo a sus hombres,
dejando los cadáveres  en el suelo, sin importarle realmente y se comenzaron a movilizar.

Pasaron  callejón por callejón, pasillo por pasillo de esa lujosa ciudad y no encontraban nada, no sabía si le habían dado bien la ubicación o no, pero ya se empezaba a desesperar y sus hombres también comenzaban a impacientarse, hasta que por fin, después de un largo rato, comenzaron a escuchar una risa maniática y ver una sombra que se movía por un amplio callejón. Sin dudarlo dos veces, Dante arrojo con fuerza su moto cierra en dirección a donde provenía la risa, clavándose contra la pared justo antes de que el tipo llegara a cruzar, fallando en el intento de destrozarle la cabeza- Mmmff…que desperdicio, falle….bueno, seré breve contigo, ya que estoy harto de tantos como tú por un día.-Dijo mientras se acercaba lentamente con sus hombres por detrás, comenzando a rodearlo en un circulo.

Tomo el mango de su cierra y con algo de esfuerzo , saco esta de la pared, viendo de manera fría al sucio demente frente a él-Eres un infectado, violaste las reglas tan siquiera al posar tus narices por aquí, atracaste una tienda, golpeaste a un vendedor y para colmo te resistes al arresto, si fuese algo normal ,tendría que hacer que te den un juicio…pero eres infectado…así que solo quédate quieto y deja que este ángel de la muerte te de tu final-Dijo como si fuese algo delo más natural , y estaba a punto de dar el tajo , hasta que  vio colgando del cuello del maleante aquel relicario…aquel relicario que le había dado a su hermano y el cual, el poseía su gemelo. Tiró su cierra al piso y antes que nada, le dio un fuerte puñetazo al malhechor en el rostro, para luego arrancarle de su cuello aquello que no le pertenecía y que no sabía de dónde lo había sacado. Sus ojos comenzaban a teñirse de rojo y las facciones de su rostro empezaban a oscurecer mientras el desagrado se notaba en el-Tsk , jodido asqueroso¡¡ de donde sacaste esto¡¡ que le hiciste a su dueño¡¡¡?? Tsk no importa  ..- volteo a ver a sus hombres, obviamente enfadado- Y ustedes que esperan maricas, que los azote o que, mátenlo de una vez, acribíllenlo…fuego¡¡¡-Sin más que seguir la orden del ángel mortal , los hombres comenzaron a disparar hacia el sujeto rubio, mientras Dante tomaba de nuevo su cierra y se impulsaba para atacarlo de igual manera
avatar
Dante Angelo
Capitan
Capitan

Mensajes : 6
Dinero : 1389
Fecha de inscripción : 31/03/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Realmente eres tu? (Privado Dante Angelo)

Mensaje por Gunji Skariot el Sáb Mayo 03 2014, 02:29

Era un simple juego para él, correr entre los interminables callejones conectados a diferentes destinos, tranquilamente podría perderse allí, entre tantas calles que escoger, lugares oscuros donde esconderse, verjas que saltar y por sobre todas las cosas, la fatigosa carrera que está siendo llevada a cabo a causa de la persecución con la ley. ¿Qué ocurriría si lo atrapaban? Nada, ya que de seguro lograría escapar. Mil veces se había encontrado en esas situaciones de ser perseguido a muerte por soldados, solo que esta vez contaba con un punto en contra… no conocía la zona de batalla. La ciudad había cambiado mucho desde que él se había marchado, además con el estado en el que estaba, no tenía acceso a todos los recuerdos necesarios en su mente, esos fragmentos vividos en el lugar, ahora eran tapados por el éxtasis de la droga en sus venas.
Las carcajadas desquiciadas se desprendían de sus labios en todo momento, esto hacia que el juego se volviese más interesante, ya que de este modo, nunca lo perderían de vista –Vamos! Corran! Logren alcanzarme! – gritaba entre carcajadas a los militares, era obvio que no se tomaba enserio el riesgo que su vida estaba corriendo en eso momento, pero… importaba? No, claro que no, ya nada importaba más que divertirse y quizás luego si, logre sufrir su pesar.

Distraído por la adrenalina de la persecución y las burlas que le hacía  a los pobres infelices que venían corriendo tras él, su mirada se  posiciono en el camino de frente, mirando que es lo que le deparaba en su camino, cuando algo repentinamente apareció casi de la nada. Se detuvo en seco, patinando hacia atrás y tirando su cuerpo al mismo sentido para no ser tocado siquiera por una sierra eléctrica. Sintió como sucedía en cámara lenta, y pudo ver como el arma terminaba en la pared incrustada. El un parpadeo, su mirada se volteo para ver a los nuevos uniformados que venían a por el… genial, el juego había subido su nivel de dificultad. Su sonrisa cambio un momento, mirando al propietario de la sierra. Su rostro en ese momento reflejaba completa locura, pero era invadida por una sonrisa fanfarrona y sobradora como solo el rubio mayor sabía hacer, lo había tomado como un reto, algo que se le escapaba de las manos y por ende… era digno de afrontar.

Su cuerpo acabo contra la pared al trastabillar para no caerse, y al reincorporarse, noto que estaba encerrado…. Tenía  innumerables uniformados a su alrededor impidiéndoles el paso –Jum… game over…-murmuro con un deje de desquicio en su voz y un acento que descolocaba en ese país, ya que claro, ahora hablaba con su verdadero acento de origen ruso. Se mantuvo de pie, aunque tambaleándose  un poco de un lado a otro, verdaderamente fingía estar aún más demente de lo real… y eso que parecía ser imposible estar peor. Su rostro era sombrío, solo se le veía su blanca y amplia sonrisa, ya que el resto era tapada por las sombras y sus propios cabellos. No se molestó en defenderse o intentar huir ante las acusaciones, lo matarían? No, por supuesto que no…seres inferiores a él no serían capaces de tal acto, siempre habría una forma de escapar, pero por ahora, se quedaría  a observar un tiempo más.

Todo estaba en sus planes, todo excepto el golpe que recibió de improvisto, haciendo que caiga de rodillas al suelo al perder la estabilidad. Quedo con una rodilla pegada al suelo, sin borrar su sonrisa hasta que noto que algo le faltaba. Llevo la mano a su pecho y no estaba… su relicario había sido arrebatado por el sujeto ese a la hora del golpe. Su sonrisa se borró por completo, volviéndose serio y frio, elevando la mirada hasta el rubio  que permanecía de pie junto a él, y que en su mano derecha tenia colgando lo que era suyo. Sus ojos fijos en él, reflejaron un  profundo odio y cólera que despertaban dentro. Cerro los puños con fuerza, tomando con un buen agarre sus garras de metal, asegurándose de que estas permaneciesen en el lugar indicado  y para esto, debía moverse rápido.

Siquiera espero a oír el primer disparo que su cuerpo se levantó del suelo con agilidad y avanzo corriendo agazapado hacia el rubio con la sierra. Estaba furioso, lleno de ira y cólera, similar a un depredador hambriento con su presa a la vista. Debido a su rapidez, no  todos los disparos lograron alcanzarlo, pero sin embargo, acabo siendo impactado tres veces, cosa que en ese momento, el ni siquiera sintió. Ventajas del suero, te hacia resistente al dolor a gran escala.
Fue impactado en el hombro izquierdo, mitad del brazo izquierdo y otro disparo se había filtrado y llegado a hundirse en uno de sus costados, depositándose entre las costillas. Pero aun así, siguió avanzando, todo ocurrió en cuestión de segundos y para cuando se dieron cuenta, Gunji ya estaba frente a frente con el otro rubio.

Sus dientes rechinaron y su miraba se mantenía en la mano derecha donde colgaba el relicario. Con una mano, tomo con fuerzas un extremo de la motosierra, evitando tocar la hoja que se mantenía encendida y podría rebanarlo sin más. Comenzó a ejercer fuerza sobre la misma, haciendo que poco a poco saliese humo de esta y funcione mal, o mejor dicho, apenas funcione. Sin dejar pasar el tiempo, la mano que tenía libre, la alzo con fuerza y destreza, haciendo que las tres cuchillas de metal que formaban su garra, se incrustaran por completo en la mano del ajeno, atravesándola  en la palma, y al sacarlas, trajo con ellas el relicario cubierto de sangre- Creo que esto es mío…-seguido por una risilla, mientras lamia sus garras, probando de manera lasciva la sangre del rubio militar con la sierra ahora echa trisas.
avatar
Gunji Skariot
Tuakoi te
Tuakoi te

Mensajes : 7
Dinero : 1372
Fecha de inscripción : 19/04/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Realmente eres tu? (Privado Dante Angelo)

Mensaje por Dante Angelo el Dom Mayo 11 2014, 12:17

En efecto esa fue una de las situaciones más raras en las que se encontraba el rubio, por lo regular no estaba tan arraigado a sus emociones, pero tan solo por el hecho de ver ese relicario después de tantos años, recuerdos le iban y venían a su cabeza que ahora le estaba jugando muchas bromas y pensando tantas posibilidades de cómo es que ese drogadicto tenía el relicario que le pertenecía a su más amado ser. Su mente se distrajo por un breve instante en el momento en que le sostuvo la sierra con sus manos y que al parecer sin ningún esfuerzo rompió fácilmente. Dejo salir un gruñido de frustración seguido por uno de dolor, retrocediendo de un salto para tomar algo de distancia entre él y el lunático. Sus hombres estaban algo estupefactos al ver que habían herido a su capitán, estaban más ocupados viendo la escena que dejaron hasta de disparar los muy inútiles.

El mano derecha del capitán era el que más presionado estaba por la situación, un joven unos cuantos años mayor que este y que en cierta perspectiva daba una semejanza a como seria su hermano muerto , era un hombre alto con rubios y largos cabellos amarrados  en una cola de caballo, bien formado y dotado y con unos ojos azules tan claros , justo como seria su hermano en ese entonces .Por eso es que esos dos eran amantes ocasionales y este preocupándose mucho por el resentido capitán. Al ver a su amante sin ningún arma para defenderse, tomo de sus fundas que tenía en la cintura, dos espadas con una muy fina y filosa hoja metálica -Capitán¡¡-le grito al momento de arrojarle el par de filosas espadas, este tomándolas por el mango con bastante destreza.

La sangre comenzaba a recorrer el filo de su espada, manchándola de un carmesí muy profundo y brillante, como si escurriera un rubí de esta. Alzándola y sin contemplaciones el capitán lamio la sangre de esta , mirando al drogadicto con una mirada desquiciada y una sonrisa burlona y de superioridad- así que, el drogadicto cree que pude ganar…-El aire se hacía cada vez más denso y sus hombres empezaban a palidecer al momento en que su capitán empezaba a reír desquiciadamente .Como pudo , acomodo las espadas que tenia para ponerlas en una mano y de esta forma con la mano libre jalar una cadenita dorada que tenía en el cuello , sacando de entre sus ropas un hermoso relicario dorado, idéntico al que tenía el drogadicto – Como veras pedazo de basura, ese relicario que tu tienes es de mi hermano …y bueno ja,ja,ja no pienso dejar que te quedes con el …debo asumir que lo mataste mmmm lastima..- sus últimas palabras fueron espetadas con algo de tristeza, pero sin desaparecer la sonrisa loca y mirada igual.

Se puso en posición de combate de nuevo, tomando una espada por mano y se acelero a atacar al mayor , dando una estocada justo en la muñeca donde tenía el relicario , atravesando la carne de este y empapando el piso con sangre ,obligando al drogadicto a soltar el relicario para poder recuperarlo hábilmente, aunque eso no se terminaría tan fácil.

Con la otra mano siguió atacando al mayor, no clavándole la espada, pero si haciéndole heridas superficiales por todo su pecho descubierto, dejando pequeñas heridas que empezaban a gotear- Anda , vamos pelea , no que mucho interés, no me hagas matarte tan rápido ja,ja,ja,ja,- decía mientras atacaba fieramente y sin piedad, si ese hombre había matado a su más amado ser en el mundo , lo iba a pagar y muy caro.

Una bola de sentimientos se empezó a hacer en su pecho y uno de sus ojos cambio a un color azul muy profundo al pensar que ese hombre mato al único que lo quiso en serio, pero otra posibilidad se asomaba en su cabeza que también lo hacía ponerse triste al mismo tiempo que trataba de controlar ese impulso asesino, ya que ¿Qué tal si ese drogadicto era su hermano? , era poco probable, pero algo sentía que le decía que debía y no debía matarlo, era un choque de opinión entre sus personalidades, un juicio que le estaba empezando a distraer y darle un fuerte dolor de cabeza que lo obligo a caer de rodillas enfrente del contrario. Una lagrima solitario cayo de ese ojo azul mientras el otro miraba con profundo odia al posible asesino o su posible hermano, una parte de el quería verlo muerto en su totalidad y otra quería saber la verdad de las cosas
avatar
Dante Angelo
Capitan
Capitan

Mensajes : 6
Dinero : 1389
Fecha de inscripción : 31/03/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Realmente eres tu? (Privado Dante Angelo)

Mensaje por Gunji Skariot el Lun Mayo 12 2014, 00:11

Al ver el relicario colgado de la mano ajena, sus ojos se dilataron por un instante, eso era…. Era el gemelo? Ese sujeto tenia en sus manos el colgante gemelo.AL instante, su mente comenzó a mostrarle fragmentos de recuerdos en su vida pasada, todos en forma de torbellinos, mezclados entre sí. Ese era el único defecto de la droga, podía llevarlo a vivir en otro mundo… o hacerle recordar todo de golpe y acabar enloqueciendo más de la cuenta, así es como termino el, pero que otra opción tenia? La droga de mala calidad que se conseguía por dinero u objetos valiosos en el mercado noche, no era más que suero falsificado y muchas veces diluido con quien sabe que sustancia. Todos estos procesos entre medio, hacían que el efecto sea diferente, pues claro, no existían registro de una droga más efectiva y potente que la que los mismos militares creaban y mantenían aislada del resto, eso era solo para uso intermilitar del cual ninguno de sus conocidos tenia acceso.
Los recuerdos de su hermano, de su infancia juntos, y de su felicidad llegaron de repente, mareándolo un poco, haciendo cortocircuito en su cabeza. Por dentro, estaba luchando para seguir en batalla, o desplomarse allí mismo. El efecto del suero comenzó a desvanecerse antes de la cuenta, debido a que sus neuronas comenzaban a funcionar nuevamente, y eso quería decir que su “lucidez” volvía a si, mientras que toda resistencia y adrenalina que tenía encima era difuminada por el dolor que poco a poco comenzaba a sentir… a decir verdad, recién a estas alturas había notado que le habían disparado y algunas de estas balas terminaron dentro de su propio cuerpo, enterradas en su carne. Pero cómo? Como era posible que esto sea cierto? No había explicación de por qué había llegado eso a sus manos… o bueno, en verdad si lo había, solo existían dos caminos posibles y ninguno de los dos le agradaba saber.
Por un lado, podría significar la pérdida definitiva de su hermano, y este sujeto que estaba parado frente a él, era nada más ni anda menos que el asesino de su tan amado hermano. U otra, pero no más esperanzadora, es que su hermano sea hoy en día, un hombre despreciable, asesino y sin valores… tal y como siempre evito que lo sea. Siempre evito el reflejo de su padre y pensar que quizás su pequeño hermano fuese atrapado por este y terminado de igual forma…era muy frustrante y doloroso para él.

Su cuerpo se tambaleaba debido al profundo pensamiento que estaba teniendo, su retrospectiva vida delante de sus ojos lo tenía ido y perdido en su infinidad de recuerdos, pero algo lo hizo “reaccionar”… “es de mi hermano”….Esas palabras lo conmocionaron, eso significaba que el hombre que tenía en frente era…era su hermano menor. Cuanto tiempo había pasado? Cuantos años eran de no verse? Aun lo recordaba como un pequeño eh indefenso niño, y ahora, ahora era un hombre… un asesino que estaba por quitarle la vida.
Literalmente, la droga se había disuelto en su cuerpo y ya no tenía efectos algunos, poco a poco comenzó a debilitarse, su cuerpo dejo de responderle a causa de los múltiples golpes, rasguños, heridas y balazos, recibidos tanto en la persecución como en la confrontación. Ni siquiera pudo abrir la boca y decir algo, que ya estaba siendo atacado una y otra vez por el joven que presuntuosamente podría ser su hermano. Un gruñido se escapó de sus labios al ser herido, terminando perdiendo el equilibrio, e intentando no caer, acabo acorralado entre la espalda y la pared… Literalmente, con la espalda en la pared y el rubio frente a él haciendo tajos en su piel, algunos profundos que lograban tajarle la carne, y otros irrelevantes aunque no menos doloroso.

Estaba perdido, su cuerpo no reaccionaba, no se podía mover, apenas y con suerte se mantenía de pie recargado en la pared… si debía morir, al menos estaba feliz que sea en manos de él.
Se mantenía con la cabeza agachas, colgando en su pecho, ya no resistía mas… estaba dispuesto a dejarse morir. Llegar tan lejos para nada? Aunque, si en verdad ese era su hermano, todo había valido la pena, verlo aún vivo era algo maravilloso para él, por más que eso le haya costado su propia vida. Era mejor morir en la realidad, que vivir en la droga.
En un momento, el murmullo y griterío a su alrededor se acallo, el filo de la espada que lo atacaba se detuvo, y su cuerpo cayo vencido de rodillas al suelo. Con sus últimas energías, levanto la mirada lentamente, estaba mareado, su cuerpo y rostro completamente ensangrentado, realmente daba lastima el ver su cuerpo en esas condiciones. Sus celestes y claros ojos se posaron sobre los bicolor de el rubio que tenia de rodillas en frente de él. Ambos en la misma altura, mirándose el uno al otro… no cabía duda, podía reconocer esa mirada en donde sea, el azul penetrante de los ojos de su hermano era algo que nunca se había podido borrar de su mente y corazón.

Una sonrisa sincera broto de su alma y se reflejó en sus labios, aun estando adolorido y sintiendo la muerte cerca, la sonrisa no contenía odio ni dolor, era tan solo lo que sentía su corazón al reencontrarse con su pequeño hermano, y verlo vivo, capaz de defenderse por si mismo en este mundo. Estaba orgulloso de el… Gunji nunca había sido fácil de ganar, para ser claros, nunca había estado en una situación que tuviera que verse tan cerca de la muerte. Esta ves le ganaron los sentimientos y esto le jugo en contra… o quizá a favor, ya que pudo “reencontrarse” de cierto modo con su alma gemela, su único amor.
Sus labios se abrieron sin deformar la sonrisa, ni desviar la mirada de sus ojos, que reflejaban una inmensa felicidad, a pesar de la situación donde se encontraba – Dante… hermano…- susurro con su último aliento, para luego perder el conocimiento y caer desvanecido hacia un lado, dejando un gran charco de sangre bajo su cuerpo, este, sería su fin.
avatar
Gunji Skariot
Tuakoi te
Tuakoi te

Mensajes : 7
Dinero : 1372
Fecha de inscripción : 19/04/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Realmente eres tu? (Privado Dante Angelo)

Mensaje por Dante Angelo el Mar Mayo 20 2014, 15:42


Al destino realmente le encantaba jugar con el infortunio del pequeño Dante , desde pequeño siempre era lo mismo , jugaba con él como un simple muñeco al cual puedes romper , pero Dante se negaba a ser roto y se levantaba una y otra vez, pero ahora no sabe si con esto se podrá levantar de nuevo y seguir adelante o dejarse caer y darse por vencido.

Su realidad se fue al demonio en el momento en que encontró mirada con aquel drogadicto con el que peleaba hace unos momentos. Un poco más calmo, pudo ver con atención como el otro sonreía y claramente pudo ver el azul en sus ojos, cosa que por tanta agitación ni se había dado cuenta, pero esa mirada…..esa sonrisa….apenas y las reconoció sus ojos quedaron en blanco, su corazón se detuvo y su sudor se volvió helado como si hubiese visto un fantasma. Entones era posible que la alternativa de que ese hombre frente a él…ese hombre fuera su hermano, ese al cual acaba de lastimar y estaba por matar era el hombre que lo cuido toda su infancia y del cual supo el significado de la palabra amor. Un sentimiento de dolor y  presión en su pecho lo estaba agobiando , como es posible que el ….un hombre que fue recto , que fue siempre bueno y siempre alegre se transformara ahora en ese ser desquiciado…un despojo de lo que fue en el pasado, eso poco a poco lo empezaba a carcomer por dentro .”Fue mi culpa…todo mi culpa” era el pensamiento que rondaba la cabeza del militar que ahora tenía la cabeza gacha hasta el momento en que escucho las palabras de su ahora por fin confirmado y querido Gunji.

Al escucharlo se quedo paralizado, su cerebro no sabía como que tomarlo , no sabía nada del mundo a su alrededor , le pareció eterno , el tiempo se detuvo para él y poco a poco empezó a ver el cómo es que llego a esa tan terrible situación con el mayor que estaba frente a él, su corazón era apretado de tatas emociones que tenía en esos momentos, sus ojos cambiaban de color como locos, como si fuese un caleidoscopio descompuesto, no supo cómo reaccionar ante todo eso, su corazón estaba herido y su aveza hecha bolas, que debía hacer ahora , que debía hacer ahora , ya no lo sabía y su cordura estaba a punto de desaparecer de tan repentino shock.

Apenas y lo vio caer desmayado el menor se puso en estado de alerta y como pudo se logro arrastrar hacia él, sus piernas no le respondían en ese  momento así que solo pudo hacerlo con las manos  hasta llegar a la pared donde se encontraba el contrario, no importándole que sus ropas se manchen de sangre. Tomó con delicadeza la cabeza del contrario y la acomodo en su regazo, mirando con una expresión triste el rostro dañado del contrario “¿Qué le hice?” era lo que se preguntaba una y otra vez mientras le apartaba los cabellos del rostro para poder verlo con plenitud. Él rostro del drogadicto empezó a humedecer, pero no por lagrimas propias, sino por las lagrimas de Dante que empezaban a mojar su rostro  y acariciarlo con suavidad –Eres un perro idiota…..siempre lo fuiste.

Sus hombres no lo podían creer y sobre todo su mano derecha, su capitán estaba llorando?¿el ángel de la muerte también llora? .Estas y más preguntas se formulaban en sus rostros al ver aquel acto de debilidad por parte de su capitán , pero el mas devastado y celoso era su mano derecha que rechinaba los dientes tan solo de ver cómo es que este acariciaba de esa manera tan dulce y cuidadosa el rostro de un drogadicto y el que llevaba años con el cómo amantes  jamás había recibido algo así  por parte del menor, un solo pensamiento lo alegraba y es que ese drogadicto tendría que morir pasara lo que pasara , su capitán no sería tan tonto como para ocultarlo , así que ese obstáculo se desvanecería en poco .

El rubio solo observaba como la respiración de su hermano comenzaba a disminuir gradualmente y después de tanto tiempo no dejaría que le arrebataran de nuevo a su pequeño Gunji. Sus manos se deslizaron a los brazos del mayor para poder quitarle las garras de metal y aventarlas en ese mismo instante a su mano derecha. Sin más y agarrando lo que tuvo de fuerzas se pudo poner de pie , cargando el pesado cuerpo de su hermano entre sus brazos, en días como esos agradecía mucho su entrenamiento militar ya que antes o habría podido  cargar cosa tan pesada como lo era Gunji.

Camino a paso lento entre sus hombres en dirección por donde habían llegado sin decir palabra alguna  , pero apenas y llego adonde su mano derecha dijo claro y sin ningún remordimiento-No quiero testigos, mátalos a todos y te veo en la mansión- fue la orden dada por el capitán y a regañadientes su mano derecha tuvo que acatar sus ordenes, si fue algo extremo, pero la regla era no dejar vivo a ningún infectado y aunque no lo quisiera aceptar , su querido hermano era ahora uno de ellos , pero no lo iba a dejar morir y mucho menos ahora como se encontraba. En lo que caminaba rumbo a su mansión podía escuchar los gritos de dolor de sus hombres y algunos disparos a sus espaldas cosa que era una buena señal ya que no quedaría nadie vivo y todo seria culpado a un infectado loco que los mato y los únicos sobrevivientes solo fueron el capitán Dante y su subordinado y mano derecha “Nero” que fue el nombre que le dio el capitán a ese soldado.

En su camino a pie a la mansión no le importaba quien lo viera ni que pensaran, solo le importaba que tenía a su ser más querido entre sus brazos después de tantos años y en ese momento ocurrió lo que no pasaba desde mucho, el pequeño Dante sonrió débil, pero no era la sonrisa lo raro, sino que esta era una sonrisa sincera , un sentimiento verdadero- Juntos hasta el fin……
avatar
Dante Angelo
Capitan
Capitan

Mensajes : 6
Dinero : 1389
Fecha de inscripción : 31/03/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Realmente eres tu? (Privado Dante Angelo)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.